sábado, 6 de octubre de 2007

un mail

Hace unos días recibí un mail de un alumno titulado Sobre ACA: “Tenia entendido que era un gremio, medio elitista, que no se puede inscribir cualquiera, tienes que llevar una carrera de artista para ser parte de ellos, no se si eso me sirva mucho. Yo y varios jóvenes no tenemos carrera.”

Y esta fue mi poco paciente respuesta: “Vaya que extraño tu mail. Resulta que soy parte de ACA y no sabía que era elitista. O ya estarás contaminado por el cahuín santiaguino, si haber antes averiguado de qué se trataba? ACA es sencillamente un gremio para los artistas profesionales en el ámbito de las artes contemporáneas que se organizó para llenar el espacio en que no nos puede representar la Apech (ninguno hace pintura o escultura). Apenas tengas tu título (y dejes de ser un estudiante), puedes entrar al sitio www.artesasociadas.org y llenar tu aplicación para pertenecer a él.”

Antes que nada: cambiamos el dominio de nuestro sitio esta semana: www.acachile.org.

Este mail me ha dado vueltas y vueltas. No sólo por mi inmerecida y poco amable respuesta a mi alumno, como resultado de sumir de primeras que era su flojera no informarse, y que lo que estaba detrás de sus palabras era de seguro reflejo de un pelambre.

Pero con los días me parece mucho más interesante pensar que aquí hay dos elementos que rescatar:
1. el tema de la autoexclusión, ya que aquí no se trata de un “me interesa, quiero pertenecer, trabajar y participar”, sino un de-seguro-esto-es-algo-hecho-para-dejarme-fuera.
2. y el tema de nuestro posicionamiento y cómo informamos del trabajo que está haciendo ACA: un trabajo que hemos definido que es para el medio de las artes visuales en general.

Si informarse es una responsabilidad individual, explicar y difundir claramente los objetivos que nos hemos propuesto es algo a lo que deberíamos poner mayor atención.
Publicar un comentario